México - Español

De paseo por la Ciudad Blanca

24 horas en Mérida


Un día para conocer los mayores atractivos de Mérida: desde su arquitectura hasta su exquisita gastronomía. 


Por la mañana

A Mérida se la conoce como la “Ciudad Blanca” desde la época virreinal, pero nadie sabe muy bien por qué. Algunos dicen que este nombre se remonta a dicha época, cuando se prohibía a los indígenas habitarla; otros aseguran que se debe a la limpieza estricta de sus calles y, otros más, relatan que se debe al color predominante de las fachadas.

Esto último puede comprobarse en la mañana de nuestro día en Mérida, en un recorrido por el Paseo de Montejo, la avenida más importante de la ciudad. Para hacerlo, muchos prefieren el Turibús, pero si se dispone de unas cuantas horas, caminar permite ver muchos más detalles de las grandes mansiones del siglo XIX y XX, muchas de ellas abandonadas, otras cuantas con letreros que anuncian que están en renta y algunas todavía conservadas que funcionan como residencias, hoteles y restaurantes.

Casa Museo Quinta Montes Molina

Casa Museo Quinta Montes Molina

Comienza el recorrido por las casas más llamativas de la avenida, las cuales están del lado oeste, y donde muchas de ellas mantienen un estado muy bueno de conservación y belleza: las Casas Gemelas, el Museo Regional de Antropología de Yucatán Palacio Cantón, la Casa-Museo Quinta Montes Molina (en la esquina de la Calle 35) y el masivo Monumento a la Patria (en la glorieta de la Calle 29 A).

 Entre las columnas y los porches de estas casas estilo californiano es posible pasar toda la mañana. Y cuando sorprenda el calor del mediodía, que en Mérida es intenso, la Sorbetería Colón1 será un oasis: es un orgullo local y a cualquier hora está abarrotado por niños que exigen a sus padres un helado o una champola de guanábana, elote, piña o mango: una suerte de malteada típica de la ciudad.

Por la tarde

Cuando llegue la hora de comer, para decidir entre tantísimas delicias meridanas, definitivamente recomendamos La Tradición2, el restaurante de David Cetina, uno de los chefs de moda en Mérida, quien cocina basándose sólo en el recetario de su abuela, lo que quiere decir que hace todo a la antigua y que en todos sus años en la cocina no ha modificado ninguna receta ni ha introducido un platillo nuevo que manche su inmaculada tradición yucateca.

Uno de sus platos estrellas, la cochinita, se hace como debe ser: en horno pib maya bajo tierra, y se sirve con cebolla morada y chile habanero. Los panuchos, tortillas fritas rellenas de frijol y cubiertas de pavo deshebrado, tomate, cebolla y pepino, saben como sólo pueden saber en Mérida, al igual que los papadzules: enchiladas de huevo cocido, con tortillas recién hechas a mano, todo bañado en crema de pepita de calabaza y salsa de tomate.

La longaniza de venado de granja, una delicia que suena más exótica pero es profundamente yucateca, tiene sabor fuerte y se deshace en la boca.

Catedral de San Ildefonso

Catedral de San Ildefonso 


Por la tarde, ya que el calor haya cedido un poco, es el momento ideal para visitar el que quizás es el monumento más importante de Mérida: la Catedral de San Ildefonso. Con 400 años de antigüedad es la más antigua de México. No sólo es interesante por estar en el centro de la ciudad ni por su hermosa arquitectura, sino por los visitantes, una verdadera mezcla de las culturas que convergen en la región.

Yucatán es el segundo estado del país con la mayor cantidad de hablantes de algún idioma indígena, sólo después de Oaxaca, así que es fácil escuchar el maya, chol o zapoteco en cualquier lugar. Además, la ciudad ha recibido inmigrantes españoles, italianos y holandeses.

Aparentemente, fue uno de estos últimos quien trajo a la península el queso Edam, que hoy protagoniza muchos de los platillos de la gastronomía yucateca, como el queso relleno, carne molida con especias, cubierta con salsa y preparada en el espacio de la bola del queso; las marquesitas, rollos crujientes de harina rellenos de cajeta y espolvoreados con queso edam rallado, un postre callejero muy común en Mérida y que puede probarse, precisamente, en la explanada frente a la Catedral de San Ildefonso al caer la noche.

Casa Gemelas del Paseo Montejo

Paseo Montejo

Y la cena…

Mérida, que parece tan tranquila y tradicional, tiene también sitios para divertirse por la noche. Si el plan es tranquilo, Slavia Bar3tiene una gran carta de vinos selectos, excelente comida y divertidos cocteles. La otra opción nocturna es Cúbaro Bar-Restaurant4menos elegante pero bastante más animado, con música cubana en vivo de domingo a miércoles y mojitos deliciosos, especialmente el de chamoy.

 


DIRECTORIO:

1Dulcería y Sorbetería Colón: Paseo Montejo 474a.

2 La Tradición: Calle 60 núm. 293, entre las calles 25 y 27;
T. (999) 925 2526;
latradicionmerida.com.

3Slavia Bar & Grill: Calle 29 núm. 490;
T. (999) 926 6587;
FB: Slavia Bar-Restaurat.

4 Cúbaro Bar-Restaurant: Paseo Montejo 490;
T. (999) 926 0304.

 

la ciudad blanca

 

Yucatan