México - Español

Cuba detrás de las postales

 

Tras la hermosa fachada de La Habana se esconde una maravillosa isla que resultó ser, hace algunos siglos, la puerta de América. Es la auténtica Cuba que existe tras los tópicos y que espera a ser fotografiada con la memoria. 

 

Habanos, mojitos y Hemingway: tres palabras conocidas por todos y que, irremediablemente, intentan decirnos todo sobre Cuba. Y si bien el hecho de que sean típicas no impide recrear delicias en nuestra mente, en esta enigmática isla aún hay resquicios de aquello que maravilló a los exploradores españoles, cuyas imágenes no suelen colgarse en las postales de los aparadores turísticos. 

La Cuba que existe detrás de los tópicos es igualmente maravillosa que La Habana; sin embargo, para conocerla exige un cierto nivel de ambición exploradora y disposición para, verdaderamente, inmiscuirse en la vida local y alejarse de la seguridad que implican las desbandadas de turistas que normalmente transitan las calles de la capital.

Recomendación: evite dormir durante el trayecto por carretera; los paisajes, colmados por cultivos de caña, riberas y bahías bien valdrán la pena de restarle unas horas al sueño.

Parque Nacional de Viñales 

Parque Nacional de Viñales

Declarado “Paisaje Natural de la Humanidad” por la UNESCO en 1999, el Parque Nacional Viñales representa un paisaje natural generosamente beneficiado: el fondo dibuja las monumentales montañas kársticas y sus rocas metamórficas, coloreadas por sus verdes valles.

¿Qué se puede hacer aquí? Aparte de explorar su flora y fauna endémica, realizar recorridos por el Valle del Silencio y observar detenidamente la vida de los campesinos, a recomendación de aquellos que se tildan expertos de lo desconocido, hay que disfrutar de un auténtico habano al tiempo que los últimos rayos del sol se despiden del día.


Colón, Matanzas

Su arquitectura fluctúa entre construcciones de estilo Art Decó, neoclasicismo y hasta racionalismo, cuya imagen se vivifica en el  Hotel Santiago-Habana y en sus calles se presiente el ambiente de una capital provincial. Lo curioso de Colón, en la provincia de Matanzas, son las profundas raíces que ha echado en este lugar la santería, que pertenece a la región de la isla alguna vez fue conocida como la Atenas de Cuba, que tan prolífera fue para su cultura.

Se ubica a un par de horas yendo por carretera desde La Habana y, además de su tan esplendoroso como antiguo ferrocarril, te encontrarás viajando entre danzones y rumba.

Trinidad

Si bien es cierto que ésta es otra de las ciudades más turísticas de Cuba, hay una diferencia sutil que la hace ser única con respecto al resto de la isla: las notas musicales que a cada paso reflejan una condensación de géneros. Y si en busca de los sonidos se ha emprendido la marcha, la Casa de la Música es la parada ideal.

A un lado de la Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad se encuentra este singular edificio alfresco que cada noche, en punto de las 10, ofrece conciertos de salsa. Para más salsa es preciso ir en busca de la Casa de la Trova y después seguir el ritmo hacia la cercana Playa Ancón (el orden es lo de menos; lo importante es seguir los pasos de la música local).

 

Trinidad, Cuba

Sancti Spiritus

Se trata de un lugar típicamente colonial: repleto de bibliotecas, museos por doquier y galerías de arte; sin embargo, se recomienda, si se quiere desviarse, al menos por un rato (o un par de días si se dispone del tiempo) de las carreteras, para encontrarse en las sierras de Jatibonico y Meneses-Cueto.

Entre puro habitante de la localidad disfrutarás de las cascadas de las Solapas de Genaro, recorriendo la Cueva de Valdez o descubrirás raras especies de animales como el perico cubano o el pitirre real (también conocido como tirano cubano, tyrannus cubensis) en la reserva natural en que ha sido la Hacienda La Belén, construida en la década de 1940 por un arquitecto de origen peruano.

Puerto de Santa Cruz

Sumamente importante para la historia de Cuba, un huracán acontecido en 1932 casi resulta en el ocaso de este puerto cubano, ubicado en el sureste de la isla, de lo cual nunca se ha recuperado del todo. Esto ha complicado la ingesta de turistas que se observa en otros puntos de Cuba y, quizá por eso, resulta más complicado llegar hasta él.

Sin embargo, desde el Puerto de Santa Cruz es posible llegar al archipiélago de los Jardines de la Reina, un sitio para bucear en el que podrás encontrarte con una maravillosa fauna compuesta por tiburones, pez vela, pez espada y macabijos, entre otros. Cuevas subterráneas, típicas del Caribe, y un bosque de manglares de hasta 120 kilómetros de extensión.

Que las fotografías de estos lugares no aniden como las de La Habana (desde donde puedes trasladarte por sus carreteras asombrosas por la infinita naturaleza que las enmarca), es, más que una dificultad, una oportunidad de crear tus propias y siempre originales postales cubanas.


¡Busca nuestras promociones a Cuba y emprende tu camino por la isla!