México - Español

Ecoturismo en Oaxaca | Banner

Las estaciones naturales de Oaxaca

¿Por qué sucede que, en ocasiones, deseamos huir de la ciudad? ¿Escaparnos al terreno de la incertidumbre? ¿Qué es aquello que se fija en el horizonte y por más que lo intentemos, no logramos definir a qué se debe ese impulso de ir hacia lo desconocido?


Cuando las montañas bordean a la ciudad, la civilización se ve comprimida y como acometida por la naturaleza. Es en ese momento cuando el susurro de la lejanía llega a oídos del ciudadano. Es en la capital oaxaqueña, donde la naturaleza es imposible de esconder, donde, a pesar de la enorme cantidad de arte y las atracciones culinarias, este susurro es más un clamor de las montañas que los ruidos de la ciudad no logran acallar. Es donde, por medio de este sutil llamado, inicia el viaje por las maravillas naturales del ecoturismo en Oaxaca. 

Primera estación: Hierve el agua

Ecoturismo en Oaxaca | Hierve el agua
Manantiales de Hierve el Agua

A una hora de la capital del estado, por la carretera que lleva al Istmo de Tehuantepec, se alzan dos antiguas cascadas petrificadas por la alta cantidad de minerales y que, a gran distancia, lucen como las gigantescas ruinas de una antiguo monumento esculpido en mármol; esto se debe a que el carbonato de calcio emanado de las aguas ha pintado de un blanco inconfundible lo que debía ser el verde de la ladera.

Al llegar, en la cumbre de las peñas se descubren aguas de manantiales que han servido para la creación de albercas naturales que forman parte de un balneario. Se trata de las Cascadas de Hierve el Agua, en donde la consigna es relajarse y dejar atrás los interminables gritos de los automovilistas que forman el coro citadino.

Es en donde se puede sumergir en la montaña a través de los manantiales que, por un juego óptico, se funden con el cielo haciéndote creer que estás al filo del precipicio.

Es además un sitio histórico por ser, probablemente, de origen zapoteco, y en el cual se instaló un complejo sistema de irrigación único en todo el país, el cual se sostenía de los canales desviados para dotarse del agua de los manantiales. Más que ser uno de los atractivos turísticos de Oaxaca, como se conoce comúnmente, es, más bien, una de las tantas estaciones naturales del estado.

Segunda estación: Mazunte

Ecoturismo en Oaxaca | Mazunte
Mazunte, Oaxaca

En las faldas del Océano Pacífico, el viaje continúa. Por la Costa Esmeralda, donde no residen grandes hoteles sino cabañas y eventuales casas de campaña, la playa de Oaxaca se extiende en todo su esplendor pues no hay nada que evite que tu ojo se encuentre con el mar. Sin obstáculos, la mirada se relaja, y es en donde empieza a cobrar sentido aquella respuesta que buscamos, sin remedio, en el horizonte.

De entre lo poco que encontrarás semejante a una edificación humana, se encuentra el Centro Mexicano de la Tortuga, creado para proteger el regalo que la naturaleza le hizo a este lugar, al contar con cuatro de los ocho tipos de especies de tortugas existentes. El carey, la golfina, la prieta y la laud pueblan estas playas con la seguridad de no caer en las manos de depredadores.

En este Centro no sólo se podrán admirar a las tortugas en su hábitat natural, sino, también, se puede presenciar el trayecto que éstas realizan, lento y elegante, de la arena hacia el mar.

Tercera estación: Zipolite 

Ecoturismo en Oaxaca | Zipolite
Zipolite, Oaxaca

Semejante a su prima de la Costa Esmeralda, otra de las interminables playas de Oaxaca, en Zipolite la encomienda ha sido evitar el desbordante desarrollo hotelero que poco ayudaría a olvidar, aunque sea por un momento, los murmullos sonoros de la industrialización. Por ello, en este sitio los bares son pequeños y los restaurantes sencillos.

La gente acampa y lo único que acompaña las notas de la brisa marina son los acordes de las guitarras que de tarde en tarde se escuchan.

Durante el día, las olas de esta zona de la costa pacífica son montadas por los surfistas y por quienes no lo son pero aún así se consideran tan arrojados como para intentar domar las olas. Pero a pesar de lo revolucionado del mar, la tranquilidad de esta playa no se rompe ni con el tronar de las olas.

Es, por el contrario, quizá la razón por la que el mar es tan bravo en esta zona: es un recordatorio de que en este sitio la naturaleza tiene la última palabra. Es donde, querido viajero, la única regla que debemos seguir es la del respeto hacia el ecosistema que ha plantado cara a las grandes ciudades.

Cuarta estación: Capulálpalm

Ecoturismo en Oaxaca | Sierra Norte
Sierra Norte

Un pueblo en las montañas. Rodeado por inmenso bosque. Donde las típicas casitas de adobe y tejas rojizas, el gran Templo de San Mateo que ejemplifica al barroco tan amoldado al estado y las empinadas calles empedradas, para haber sido levantadas, cumplieron con el compromiso de no romper con la armonía natural de la región.

Es donde la denominación de Pueblo Mágico supone la unión de sutiles y anticuadas construcciones humanas con las edificaciones de la naturaleza. Es a donde más llegan los murmullos de las montañas, pues estas mismas son las que velan por la apacibilidad del lugar. Es en donde toda actividad tiene una distinción que la guarda de lo artificial: ya sea lanzándose de la tirolesa o haciendo rapel, cabalgando a través del bosque.

Es en donde culmina la separación de la ciudad: al adentrarse en un temazcal, hacerse una limpia o asistiendo a un centro de medicina natural. Todo aquí sirve para desprenderse. De eso se trata un Pueblo Mágico instalado en la Sierra Norte de Oaxaca, otra especie de paraíso ecoturístico. Relajación total en lo alto de las montañas aspirando la pureza de un aire que sólo vive en estas latitudes.

Una vez recorridas las estaciones naturales de Oaxaca, se puede realizar el viaje de regreso. El ineludible final de todo trayecto pero que, tras el cual, incluso el concierto diario de la ciudad recobra su encanto. ¿Por qué? Quizá se han recobrado las fuerzas que sólo la naturaleza fijada en el horizonte son capaces de dar al viajero aventurero. Quizá porque hace falta una pizca de acecho a la naturaleza para recuperar el aliento."

Encuentra aquí todo lo que necesitas saber para tu próximo vuelo con a Oaxaca con Aeroméxico

Conoce todas las promociones que Aeroméxico tiene para ti