México - Español

Viaje a Bogotá | El color de Bogotá | Catedral de Bogotá| Blog inspírate

El color de Bogotá

Por Isaac Macip

Su piel es predominantemente roja. Su textura es la del ladrillo. Su temperatura fresca y en ocasiones templada. Sus límites la Cordillera de los Andes. Su humor la gente amable, amabilísima; orgullosa de extenderte una mano y regalarte múltiples sonrisas. Esa es Bogotá, a la cual algunos llaman la Atenas Suramericana.

Bogotá huele a café. Sabe a café. Es la capital del país quizás más afamado por su café: Colombia. Desde el momento en que se arriba al aeropuerto El Dorado, se advierte que el viajero tendrá uno de los más apetitosos encuentros con el café. Pues desde allí, las tiendas de souvenirs, cafeterías, restaurantes y dulcerías están colmadas de ese grano maravilloso que como escasas cosas en la vida, vuelve loco a casi todo el mundo

¡Sí señor, sí señora! es la refinada expresión con la que los bogotanos saber atender a sus visitantes, quienes la mayor parte del tiempo no deben de olvidar cargar con algo que los cubra de la recurrente y placentera lluvia. La diversión se respira en cada calle de la ciudad, aunque la Zona G, Zona T y la Candelaria suelen ser los espacios ideales para tomar un trago, cenar y rumbear, siempre enmarcados por el Cerro de Monserrate que observa a toda la ciudad

Para comer paisa es necesario salirse de los afamados restaurantes, pues la mejor experiencia es sentarse en una mesa de locales que sirven almuerzos. La bandeja paisa es una porción abundante de carne molida, chicharrón de cerdo, salsa, aguacate, huevo, fríjoles, arroz y una popular arepa. Aunque este plato proviene precisamente de la zona paisa del país, la versión en Bogotá no deja de ser una excelente muestra de la cocina colombiana.

Viaje a Bogotá | El color de Bogotá | Bogotá Colombia| Blog inspírate

Otra experiencia que no se debe dejar de hacer, es detenerse en los carritos de las esquinas que ofrecen interminables opciones de comida. Existen los que venden choclos (elotes de granos), que después de morder será fácil olvidar cualquier elote antes conocido. Hay los clásicos que preparan arepas de queso o carne. Y como en un recorrido por un menú ambulante, se llega al postre, con los carritos llenos de luces de colores que preparan obleas al gusto de cada cliente, con más de diez ingredientes dulces, de los cuales el arequipe resulta el imperdible.

Como una ciudad llena de historia, la Plaza Bolívar encanta con su catedral, el Palacio de Justicia y su entorno colonial, además de los afamados Museo del Oro, Museo de Botero y Museo Nacional de Colombia. Sin embargo, seducidos por contar con su propia metrópoli, los colombianos han elevado torres modernas y ostentosas, que le dan a Bogotá un aire de ciudad de vanguardia, perteneciente al mundo moderno.

Bogotá es una ciudad poseedora de una elegancia discreta que cautiva al compás de las mañanas colmadas de tinto (café negro) y las noches atiborradas de fiesta. Se dice que cada ciudad podría ser descrita con un color y un olor. Con seguridad esta capital sudamericana, antes de ser erigida tuvo muy claro lo que la definiría. Sin ninguna duda el color de Bogotá es el rojo ladrillo y su olor el café.

@IsaacMacip