México - Español

9 razones por las que viajar despierta tu espíritu emprendedor

Si estás pensando en abrir tu propio negocio o tienes planes a futuro para tu empresa, viajar te ayudará a tener un nuevo panorama de posibilidades

Ser emprendedor engloba algunas características esenciales como tener pasión por lo que haces, ser positivo ante los retos y obstáculos, ser un líder para los integrantes de tu equipo, adaptarse a los cambios que se presentan y nunca dejar de tener ambición, sin caer en la avaricia y egoísmo.

Si necesitas nuevas ideas y ampliar tu panorama de posibilidades para abrir tu nuevo negocio o lograr metas en tu empresa actual, aquí te decimos por qué viajar es una excelente forma de desarrollar nuevas habilidades para tu espíritu emprendedor.

  1. Nuevos lugares y nuevas ideas

Cada persona, empresa, ciudad y país tiene sus propias tradiciones, costumbres y formas de ver la vida y los negocios. Viajar a nuevos destinos y planear juntas de negocios lejos de tu ciudad, seguramente te ayudará a ver las cosas desde un ángulo diferente, a desarrollar tu creatividad y a buscar nuevas formas de lograr tus metas, adaptando ideas de los lugares que visites a tu forma de trabajo. Te recomendamos viajar siempre con una libreta o app donde puedas anotar todo lo que veas y te parezca interesante de los lugares a donde viajes.

  1. Platica y socializa con las personas

Al viajar necesitas comunicarte con los demás para preguntar sobre cómo llegar a tal dirección, cuánto cuesta un souvenir y hasta hacer nuevas amistades en el transcurso del viaje. Si estás acostumbrado a tratar poco con tus empleados, clientes o compañeros de trabajo, viajar te ayudará a desarrollar tus habilidades de comunicación y negociación, imprescindibles para el buen funcionamiento de cualquier negocio o empresa.

  1. Ve más allá de tus capacidades

Si jamás sales de tu rutina o estás acostumbrado a siempre hacer las cosas con el mismo método, es difícil que obtengas nuevos resultados. Viajar te ayudará a darte cuenta de los problemas que se enfrentan en otros lugares y las formas en las que los enfrentan, te dará un panorama más amplio sobre la forma en la que haciendo un pequeño cambio a tus acciones, pueden hacer una gran diferencia en los resultados obtenidos.

  1. El "hubiera" no existe

Viajar se parece, en cierta forma, a los negocios sobre vivir el momento y aprovechar las oportunidades que se presentan. Muchas veces por miedo a invertir, al fracaso o que las cosas se salgan de lo planeado, no arriesgamos y dejamos ir oportunidades que difícilmente se vuelven a presentar. ¡Deja de especular tanto, analiza por unos momentos la situación y toma una decisión!

  1. Persona precavida vale por dos

Viajar requiere de una planeación en cuanto al destino que elegimos, qué ropa vamos a usar, el tiempo invertido, dónde nos hospedaremos, la forma de traslado y sobre todo, el presupuesto que destinaremos para no sufrir de ningún contratiempo. Un negocio es igual, ya que requiere planear cuidadosamente los recursos y elementos que requiere cada área para un funcionamiento óptimo donde no se vea afectada la productividad.

  1. Toma al toro por los cuernos

Ya sea que viajes sólo, con tus amigos, o en familia, viajar a un nuevo destino siempre genera cierta ansiedad ante lo desconocido, una nueva cultura, cómo comunicarnos con un idioma diferente, el clima que enfrentaremos, el trato de la gente, si nos va a gustar la comida que probaremos y todos los posibles imprevistos que puedan surgir. En los negocios sucede igual, ya que al enfrentar la incertidumbre ante nuevos negocios o los obstáculos que se te presentan actualmente, aumentarán progresivamente tu seguridad y confianza para salir adelante ante cualquier situación.

  1. ¡Dalaaaai!

Al viajar, es probable que te veas rodeado de personas de diferentes culturas, hábitos, idiomas, formas de vestir y de pensar. En tu trabajo, ya sea en el trato con clientes, jefes, compañeros y empleados, la tolerancia y manejo de la frustración es un elemento imprescindible para la buena convivencia y el logro de metas y objetivos en común

      8. Siempre ten un as bajo la manga

Planear es bueno, pero las sorpresas y espontaneidad también. Siempre ten un plan B para todo, tanto para los viajes como para los negocios. ¡Así nunca te quedarás con los brazos cruzados!

      9. Estar lejos te hace madurar y crecer como persona

Cuando pasas mucho tiempo fuera de casa y te enfrentas a nuevas cosas, poco a poco maduras y creces como persona sin darte cuenta; valoras las cosas que tienes y que realmente valen la pena. En los negocios, caerse y aprender de los errores es igual de válido, mientras sepas canalizarlo de buena forma para fortalecerte personal y laboralmente. 

 

¿Qué esperas para hacer tus maletas? ¡Ya sea para mejorar tus habilidades personales o laborales, viajar es sin duda, una excelente opción que te dará un nuevo panorama de posibilidades!