México - Español

La magia de Guanajuato continúa en sus túneles, déjate embelesar

Disfruta un paseo en el laberinto subterráneo en la ciudad colonial más bella y pintoresca de México

Por: Montserrat Pérez

Guanajuato es, por antonomasia, la ciudad histórica mexicana que, para disfrutarla más, hay que recorrer a pie sus callejones empedrados admirando pintorescas plazas y casas, así como la arquitectura colonial que estiliza cada calle y llenándola de magia. Sin embargo, no todo el encanto de la ciudad está a la vista, pues, por debajo de la ciudad…¡hay 23 túneles que, en suma, son ocho kilómetros!

Pero…¿por qué se construyeron los túneles? La ciudad fue diseñada sobre el Río Guanajuato que, en temporada de lluvia, tenía un caudal tan inmenso, que inundaba algunas calles. Por ello se construyó el primer túnel: El Cuajín que va desde el Mercado de Embajadoras (lo que en el siglo XIX fuera la Hacienda de San Agustín) hasta la Presa Pozuelos.

A mediados del siglo XX el caudal del río fue desviado hacia una represa, dándole así fin a las inundaciones y otro uso a los túneles: se convirtieron en una vía importante para el tránsito vehicular aligerando el tráfico de la ciudad.

Con esa nueva utilidad, se construyeron los túneles restantes, que cuentan con iluminación y camellón para peatones, sin dejar la mítica belleza de la arquitectura colonial. Los túneles El minero y La Galereña fueron los primeros seguidos por sus ramificaciones y otros túneles que forman intersecciones que agilizan el tránsito.

¿Cómo puedo entrar al túnel? Hay varias entradas a los túneles, que en su mayoría terminan (o empiezan) en el centro de Guanajuato. En la entrada encontrarás una escalera que te conduce al camellón, por el que puedes caminar

Algunas calles de Guanajuato son tan estrechas que…¡los coches no circulan por ellas! Otras tienen ese empedrado tan típico de la época colonial y hay otras que tienen una pendiente tan pronunciada que…¡caminar por ellas, es un buen ejercicio! También están los mágicos callejones con leyendas y los túneles que le dan un toque de misticismo a Guanajuato. Pero, lo que sí tienen todas las calles es que: te transportan a siglos anteriores.