México - Español

Whistler Vancouver | Canadá lugares turísticos

Whistler, capital canadiense del esquí

 

A aproximadamente dos horas de Vancouver se encuentra Whistler, uno de los más fantásticos lugares de todo el mundo para esquiar que, además de sus pistas, es un destino intrigante tanto por su invitación a la aventura como por su ambiente artístico


Whistler remite a todas las actividades que durante el invierno se pueden realizar: desde descender a toda velocidad por una gigantesca montaña disfrazada del blanco de la nieve, hasta sentarse al calor de una chimenea mientras se sorbe espaciadamente un chocolate caliente. Durante esta temporada, la nieve es la única decoración restante para las encantadoras cabañas de madera y senderos empedrados que hacen de Whistler un típico pueblo navideño.

Curiosamente, se trata de uno de los lugares de interés de Vancouver y, sin embargo, son dos ciudades que, a pesar de su cercanía, son sumamente distintas, salvo, quizá, por ese ambiente un tanto bohemio y de despreocupación que corre desde Seattle. Es algo así como un corredor hip en la costa norte del Pacífico.

Si sumamos esto a que Whistler es un pueblo instalado en lo alto de las Montañas Costeras y que cuenta con algunas de las mejores pistas del mundo para esquiar, pues, poco queda por agregar para detallar su espectacularidad como uno de los lugares turísticos favoritos de Canadá.

Whistler Vancouver | Canadá lugares turísticos | snowboarding
Snowboarding, Whistler

Esquí para todos los gustos

No en vano, año con año, la revista Ski lo cataloga como uno de los mejores resorts del mundo para esquiar. En sus montañas se pueden realizar actividades como el esquí clásico y snowboarding, así como esquí a campo traviesa el cual vale la pena pues Whistler fue elegido, para este 2015, como el destino con la mejor escenografía natural por la misma publicación.

Asimismo, puedes realizar tours en helicóptero para llegar y esquiar en lo más agreste de la montaña, esquiar con tractores para nieve e, inclusive, patinar en una pista de hielo natural. Además, poco deberás preocuparte por hacer demasiado tiempo subiendo hacia la cumbre, pues los ascensores de Whistler están entre los más eficientes del mundo.

Con la nieve sin esquiar

Como llega un momento en que derraparse en la nieve comienza a calar las entrañas, Whistler, además de ser uno de los lugares de interés de Canadá para pasar el invierno esquiando, también ofrece actividades que nada tienen que ver con montarse a una tabla de snowboard o descender desbocadamente por la pendiente de la montaña.

Una opción para admirar la blanca naturaleza de este sitio es subirse al teleférico Peak 2 Peak, el cual fue creado para unir, en un solo resort, a Whistler y Blackcomb. El vació que se percibe cuando uno está en el aire, sólo poblado por la niebla a tus pies, semeja una especie de travesía en un barco volador cruzando las nubes y donde, poco a poco, se van mostrando tímidamente los picos de las montañas. La sensación de incertidumbre es diluida por las maravillosas postales que sólo se vislumbran desde lo alto.

Para otra aventura en el vacío, existe la posibilidad de lanzarse por la tirolesa en la cual lo único que queda de frente es el viento gélido por quebrar.

Whistler Vancouver | Canadá lugares turísticos | Teleférico
Teleférico Peak 2 Peak, Whistler

Paseos, por supuesto, también los hay a ras de suelo. Ya sea un intrépido paseo en trineo tirado por perros, en un trineo automático o, inclusive, en un carro arreado por caballos recorriendo con parsimonia los linderos del pueblo. Si miras fijamente, en uno de los tantos recorridos podrás ver cómo los esquiadores que a la distancia lucen como pequeñas manchas en la montaña se mueven a un ritmo vertiginoso.

Gastronomía montañosa

Así como la relajación se puede alcanzar en el Spa Escandinavo que da cara a las montañas, ésta también entra por el estómago y, por dicha razón, la comida que se sirve en los restaurantes y bares de Whistler está a la altura de sus pistas, a semejanza de los mejores lugares de Vancouver. Araxi Restaurant + Bar es uno de los mejor valorados por los vancouveritas al servir mariscos frescos de la región, así como una variedad de más de mil botellas de vino.

Otras excelentes opciones son La Rua, que semeja un café en medio del Mediterráneo por su vistosa decoración en paredes de un rojo punzante, el Wildflower, el Bearfoot Bistro and Champagne Bar, entre otros. A pesar de que algunos de los restaurantes en Whistler resultan muy elegantes, jamás se pierde ese encanto de sencillez y diversión que vive de manera permanente en sus montañas.

En fin, Whistler, por su cercanía con Vancouver, es de esos sitios que resultan tan versátiles que se pueden visitar tanto en un día como en un par o hasta en una semana, pues la diversión, en este sitio, se mide en momentos y no en lugares por conocer.

Encontrarse en un agradable bar para probar la cerveza local, tales como el Merlins, Garibaldi Lift Company Bar & Grill, y The Longhorn Saloon (los más famosos del pueblo), visitar alguno de sus museos o galerías e incluso asistir a su festival de cine (Whistler, también, es una capital cultural de Canadá), dejará en cuestión del viajero el conocer, por asombros, este singular pueblo montañoso.