México - Español

De paseo por los mejores museos de Londres

De paseo por los mejores museos de Londres

 

Entre tanto monumento es fácil perder de vista qué sitio debe visitarse primero. Aquí te dejamos una lista de los museos londinenses que no querrás perderte.

 

Cielo nublado con eterna posibilidad de lluvia. Niebla siempre espesa cubriendo los inmensos parques. Un sinfín de monumentos históricos, pubs en cada esquina y calles adoquinadas y siempre atiborradas. En Londres todo comulga para que el encanto sea imperecedero; ese encanto del que los museos son los mejores guardianes.

Pero, ¿cuáles son los mejores museos de Londres? Entre tantas opciones, es difícil decirlo; aun así, hemos decidido intentarlo.

British Museum

The British Museum
 

The British Museum

Fue fundado bajo una sola premisa: que la entrada sólo estaría permitida a las personas estudiosas y curiosas. Fue establecido el 7 de junio de 1753 gracias a la donación de Sir Hans Sloane, físico naturalista que en el transcurso de su vida reunió más de 71 mil piezas de colección y que, para asegurarse de que tras su muerte éstas permanecieran intactas, las legó a Jorge II; el museo abrió, finalmente, en 1759.

Hogar de la Piedra de Rosetta, gran parte del Partenón y una inmensa colección de esculturas clásicas, la actividad del museo se ha extendido a diferentes ramas del estudio antropológico, como el apoyo que ha brindado para la comprensión de la escritura cuneiforme.

Sala tras sala, es posible brincar, en perfecta organización inglesa, claro está, de una era a otra: del antiguo Egipto y sus estremecedoras tumbas, a la Europa del milenio pasado y hasta a China y su tradición cerámica. Su vastísima colección puede resultar interminable, por lo que la curiosidad en este museo será la mejor guía que se puede encontrar.

Una vez recorridas sus galerías, y cuando el hambre intelectual haya cedido paso a la del estómago, en la misma calle se encuentra el Museum Tavern, un pub cuyo nacimiento data de los principios de 1800, excelente recinto cervecero donde las pintas y los antiguos ventanales de vidrio grabado relajan al cuerpo sin perder esa delicadeza londinense.

 

Natural history Museum

Natural History Museum
 

Natural History Museum

Cuando las galerías del British Museum ya no eran suficientes para albergar sus crecientes colecciones, todas las piezas de historia natural fueron trasladadas a un nuevo edificio en South Kensington. De esta manera nació el Natural History Museum, el cual forma parte del complejo museístico que ostenta la calle Exhibition Road de Kensington, que completan el Victoria and Albert Museum y el Science Museum.

La especialidad de este museo se enfoca en los habitantes de la tierra antes de que llegáramos los humanos: los dinosaurios. Esto lo hace realmente atractivo para los niños, pues, además de sus innumerables fósiles, ofrece paseos nocturnos, viajes virtuales en 3D para conocer a los más antiguos pobladores de nuestro planeta, así como diversas exposiciones enfocadas en la vida de las mariposas.

 

National Art Gallery

National Art Gallery

 

National Art Gallery

Cientos de turistas apostados en las afueras de Trafalgar Square son la vívida imagen cotidiana de un museo que vive, esplendorosamente, en el corazón de Londres. La National Art Gallery es la más importante de Londres en cuanto a colección de obras que recorren la historia de la pintura europea occidental de los siglos XIII al XIX.

Las preciadas obras de esta galería de arte ostentan firmas inmortales como las de Miguel Ángel, Donatelo, Rubens, Velázquez, Degas, Monet y Van Gogh, entre muchos otros. Sin embargo, el valor de muchas de estas obras se triplicó luego de que hubieron de sortear las vicisitudes de la guerra para sobrevivir.

Cuando la Segunda Guerra Mundial estalló en Europa, y con el temor del inminente bombardeo sobre Londres, el director del museo en 1938, Keneth Clark, decidió que las obras fueran transportadas a Gales. Sin embargo, mientras la guerra arreciaba, Gales ya no era un país seguro y se tomó en consideración enviarlas a Canadá, idea que se desechó por la debilidad de los buques británicos ante los alemanes.

Con la instrucción del mismísimo Winston Churchill de que las pinturas no habían de dejar Gran Bretaña, se decidió que estas habitarían en una antigua mina en Blaenau Ffestiniog en la que, por la necesidad de mantener las pinturas en buen estado, se descubrieron nuevas maneras de cuidar las obras en un estado de permanente humedad. A pesar de que Londres fue bombardeada con encono, la colección de la National Art Gallery vivió para contar su historia a todos los curiosos.

 

Imperial War Museum

Imperial War Museum

 

Imperial War Museum

La curiosidad histórica rebasa todo límite en este museo, fundado en 1917 durante la Primera Guerra Mundial, y el cual no sólo describe los conflictos en los que se ha visto inmerso el Reino Unido, sino que muestra la precaria vida que se había de llevar durante la guerra. Inclusive, una de las ideas fundadoras del Museo Imperial de la Guerra es que se cuente la historia de las personas que han sufrido estos acontecimientos.

Cuenta con diversas galerías de la Primera y Segunda Guerra Mundial, incluyendo un paseo a través de las trincheras tal cual eran, así como un simulador de los recorridos subterráneos a que se veían obligados los londinenses cuando su ciudad era bombardeada por los aviones alemanes.

 

Tate modern

Tate modern

 

Tate Modern

Ubicado a orillas del río Támesis, es uno de los preferidos tanto por turistas como los más arraigados londinenses, pues sus colecciones recorren la explosión artística desde inicios del siglo XX y hasta la fecha.

Además de sus piezas de arte, el Tate Modern varía su oferta a conferencias, exhibiciones temporales, proyección de películas y hasta actividades interactivas, como la de Bloomberg Connects, con el cual puedes diseñar tu propia marca.

En parte, el atractivo mismo del Tate Modern subyace en que el complejo fue alguna vez la sala donde se encontraban las turbinas generadoras de electricidad para la Bankside Power Station. En 1994 se anunció que este edificio alojaría al museo, lo cual la convirtió en un espacio de integración social no sólo para los ingleses, sino para visitantes de todo el mundo.

La creatividad que dio vida a este museo también transformó una sala de calderas en galerías desde donde se puede apreciar todo el museo.

Éstos son tan sólo algunos de los museos que se esconden tras la agradable y delicada niebla londinense y que, sólo los verdaderamente curiosos, podrán descubrir.

¡Busca nuestras promociones a Londres y explóralos todos!


 Diviertete al estilo Londres