México - Español

De visita en París y sus mejores museos

De visita en París y sus mejores museos

 

Repartidos alrededor de sus 18 arrondissements, los museos de París lucen ajenos al tiempo. ¡Rueda en una Velib por todo París para conocer estos increíbles museos!

Siempre que la preservación del arte ha sido la causa, los parisinos se han enfocado en el mantenimiento de sus magníficos museos y tesoros arquitectónicos. Gracias a ello, es porque podemos montar una Velib y recorrer, uno a uno, los mejores museos de París.

 

Museo de Orsay

Museo de Orsay

Museo de Orsay

Ubicado en la ribera del Sena en el séptimo arrondissement, la colección del Museo de Orsay, cuyo edificio es una antigua estación de tren elevada a finales del siglo XIX, es un magnífico acumulado de pinturas Impresionistas y pos-Impresionistas, que van de 1848 a 1914.

Como anticipación a la Exposición Universal de 1900, el Gobierno francés decidió construir la estación de Orsay sobre las ruinas de un antiguo palacio destruido durante la Comuna de París de 1871. Y no fue sino hasta 1986 que su fachada estilo beaux-arts, su navel central y terrazas se convirtieron en el armazón del nuevo Museo d’Orsay.

¿Entremeses de arte? Sube la escalera ubicada detrás del reloj central y siéntate en el Café des Hauteurs al tiempo que aprecias las obras de Degas, Renoir, Manet y Cezanne.

Museo de Rodin

A diferencia de la mayoría de los museos, compiten e inclusive derrotan en majestuosidad a la vastísima colección de arte que contiene esta villa producto de la creatividad decimonónica. El mismo Rodin convenció al Gobierno francés de que su mansión, en la que vivía como inquilino, con la condición de que donara parte de sus obras y colección artística.

El edificio es tan bello, que otras personalidades del ámbito vivieron en él, tales como el escritor Jean Cocteau (1889-1963), el pintor Henri Matisse (1869-1954), la bailarina Isadora Duncan (1877-1927) y la escultora Clara Westhoff (1878-1954).

Rueda hasta el sector oculto del séptimo arrondissement hasta llegar a estos bellísimamente acondicionados jardines rebosantes de arte y disfruta de los espléndidos bronces esculpidos de Rodin, al tiempo que aprendes más acerca del proceso que llevaba a cabo el artista y de las ideas que lo llevaron a crear piezas como El Pensador.

 

Centro Pompidou

Centro Pompidou

Centro Pompidou

Localizado en el céntrico barrio parisino de Beaubourg, cerca de Les Halles, te encontrarás con un singular edificio “que ve de dentro hacia afuera”, y que en su interior contiene una increíble biblioteca: la Biblioteca Kandinsky, cuya parte intermedia está dedicada a las artes visuales y multimedia, mientras que los pisos superiores se concentran en artistas modernos y contemporáneos.

Añádele a esta intensa agenda cultural, una visita a un café cuya joya es la magnífica vista a los edificios de París y los carnavales que se llevan a cabo en los empedrados de la calle corre a su alrededor. Tal es el Pompidou.

La idea de esta biblioteca pública surgió tras la liberación de París en los años 60, cuando se llevó a cabo la primera convocatoria mundial de arquitectura (ésta se realizó para Francia), gracias a la cual el italiano Renzo Piano y el británico Richard Rogers ganaron una condecoración internacional.

Si te detienes a analizar el edificio, notarás un código cromático: las tuberías de color azul son para que corra el aire acondicionado, las amarillas para la energía eléctrica, verdes para el agua y rojas para la circulación de las personas. Sin duda, muchas de las exhibiciones aquí estarán de gira en el Tate y el MOMA, aunque vale la pena verlas en este lugar.

Y, si quieres mezclarte con intelectuales parisinos, ingresa por la entrada negra y visita el entrepiso superior de la biblioteca.

 

Petit Palais

Petit Palais

Petit Palais

Sus altos techos abovedados, decorados con murales y mosaicos pintados por encargo fueron diseñados para glorificar a la ciudad de París y las bellas artes: se trata de un extraordinario espacio de exhibición de cristal al estilo beaux arts, ahora convertido en museo y construido para la Feria Mundial.

Una exhibición permanente que recorre obras creadas desde la antigua Grecia hasta la Primera Guerra Mundial (que en su momento fue la colección del Museo de la Ciudad de París y las Bellas Artes), así como exhibiciones temporales que van desde Yves-Laurent hasta Rufino Tamayo, nutren los interiores de este espacio bañado en su totalidad en luz natural.

 

Museo de L'orangerie

Museo de L'Orangerie

Museo de L’Orangerie

A tan sólo unos pasos de la majestuosa Plaza de la Concordia comienza el Jardín de las Tullerías y, escondido entre estos monumentos al buen gusto, encontrarás este pequeño museo, que a mediados del 1800 sería de conservatorio para cultivar cítricos. Entra y recorre las galerías ovaladas repletas de colecciones para las cuales el mismísimo Monet legó diversas pinturas.

Inclusive, en gran medida la fama de este museo proviene de las ocho pinturas de lirios de agua de Monet, a las que se les unen otras obras menos conocidas, más no por ello menos potentes, de Picasso y trabajo creado por Matisse, Utrillo, Modigliani y Renoir.



ARTÍCULO RELACIONADO: 

Verano en París