México - Español

Ciudad de Panamá

Descubre Ciudad de Panamá

Ciudad moderna, centro financiero y playa al mismo tiempo. Todo eso es Ciudad de Panamá, cuya biodiversidad mezclada con una población de rascacielos, semeja a una ciudad construida en medio de la jungla. Nombrada como la sexta ciudad más innovadora de América Latina según la Global Innovation Agency, Panamá se encamina a convertirse en una ciudad inteligente, sin dejar de lado la naturaleza que le rodea.

La capital de Panamá ha crecido exponencialmente a partir del año 2000, con base en una gran actividad de comercio exterior gracias al Canal, el cual no sólo une al Norte y Sur del continente americano, sino al Mar Caribe con el Océano Pacífico. Aunado a esto, la relación bilateral entre México y Panamá se ha fortalecido durante los últimos años, lo cual llevó en 2014 a la consolidación de un Tratado de Libre Comercio y, por eso, Aeroméxico te lleva en vuelos directos a este centro financiero global.

 

Sin embargo, en Ciudad de Panamá el enfoque no es exclusivamente comercial, sino que, al estar edificada alrededor de la naturaleza tropical de Centroamérica, es un excelente destino para aventurarte por los resquicios que la jungla esconde bajo sus gigantescas palmeras. Aunque en primera instancia luciría como una metáfora hablar de monos sobrevolando ciudad, en Panamá, hay que decirlo, no es del todo extraño.

A tan sólo 45 minutos de la ciudad, los rascacielos dejan sitio al bosque tropical de la Isla del Mono, en donde cientos de monos capuchinos se deslizan suavemente por sus lianas, mientras tú viajas por una lancha de fibra de vidrio. Muy cerca de donde los monos tienen su hogar se encuentra el Gamboa Rainforest Resort, inmerso en la jungla y que descansa en el punto en que se encuentran el Río Chagres y el Canal de Panamá.

Desde este lugar vivirás alojado en un paraíso natural, rodeado por la flora que alguna vez convivió con los piratas que desde lejanos mares llegaban. Y por si aún no deseas regresar a la jungla de cemento, puedes desplazarte a las Islas de Bocas del Toro, las cuales conforman un hermoso archipiélago dotado de manglares, arrecifes de coral y varias playas cuyo mar se confunde con el verde eterno de los bosques húmedos.

 

 

De regreso en la ciudad, aunque aún se respirará el aroma tropical, la ruta indica que hay que dirigirse a la Calzada Amador, una larga avenida en donde no sólo hallarás una enorme variedad de restaurantes de todo tipo, sino también el Museo de la Biodiversidad, diseñado por Frank Gehry. Es un por demás agradable sitio para ser recorrido, sobre todo al atardecer, a pie o en bicicleta y el cual te dejará cerca de Multiplaza, en el que podrás realizar compras con tu tarjeta de turista con descuento.

A la hora del cambio de guardia que da paso al turno nocturno, el Casco Viejo, donde se eleva la antigua Ciudad de Panamá, se ilumina por cientos de bares y restaurantes cuyas fachadas de estilo cubano dotan al lugar de un excelente ambiente bohemio, mezclado con el incomparable tinte de fiesta caribeño. Por su singularidad arquitectónica la UNESCO le nombró Patrimonio de la Humanidad, cuyas calles similares a las que recorrerías en La Habana se suman a diversidad que cobra vida en Panamá.

 

 

Para culminar el viaje en esta maravillosa ciudad, no en vano la primera en Centroamérica en el Índice de Competitividad Turística del Foro Económico Mundial, es momento de dirigirse, finalmente, a las esclusas del Canal de Panamá. Desde ellas podrás sentarte a comer o tomar algo y mirar el transitar de los barcos que de lejanos mares van y vienen, y que en su trayecto remembran la tradición aventurera de las aguas caribeñas.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: