México - Español

Surcando cielos trasatlánticos

En 1963, los jets llegaron para elevarse en el viejo mundo

Era 1962 y Aeroméxico tuvo un año muy productivo, pues recibió los primeros Douglas DC-8, aviones con un rendimiento inmejorable, y sus competidoras Trans Mar de Cortés, que navegaba rutas nacionales, y Aerovías Guest, que navegaba rutas internacionales, sufrieron dificultades económicas, por lo que tuvieron que suspender operaciones.

Por instrucciones del gobierno mexicano, Aeroméxico se hizo cargo de ambas, por lo que no sólo adquirió los derechos de las rutas, sino también al personal, un experimentado y talentoso equipo.

La integración se hizo paulatinamente y, gracias a que los pilotos y asistentes de vuelo eran miembros de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) y Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación, los nuevos contratos se realizaron por etapas, sin obstáculos.

Sin embargo, la integración de las rutas, no fue tan sencilla y hubo rutas que suspendieron su operación. En 1963, la fusión de las aerolíneas estaba completa y para abril, el itinerario México-Miami-Madrid se reanudó a bordo de un Douglas DC-8.

Así fue como Aeroméxico se convirtió, durante muchos años, en la única aerolínea que conectaba directamente a Miami con Europa. Posteriormente, la ruta se extendió hasta París, convirtiéndose así en una de las rutas más importantes.

La eficiencia del Douglas DC-8, las rutas, el servicio y la entrega del personal de Aeroméxico hacia su trabajo, hizo que el prestigio, que ya se había ganado, incrementara.

Un año después, el Douglas DC-8 inauguró rutas en el continente americano: México-Toronto-Montreal y México-Detroit. Esta aeronave también se incorporó para operar México-Nueva York.

En ese mismo año, se construyó un simulador de la cabina para capacitar a los pilotos. En él, se recrearon todas las situaciones posibles dentro de un vuelo desde los procedimientos que se llevan a cabo en una operación normal hasta los procedimientos que se deberían llevar a cabo en situaciones extremas que, de otra manera, no podrían ser enseñados.

Así fue como, el Douglas DC-8, tuvo una destacada participación en las rutas internacionales operadas por Aeroméxico, pues no sólo se inauguraron rutas intercontinentales, sino también se Implementó, la manera de viajar y de entrenar a los pilotos.