México - Español

Restaurantes en Denver

Un recorrido por los sabores de la Montaña

Grandes pistas de esquí y alta gastronomía en Colorado

Autor: Revista Aire

En esta aventura foodie los consejeros de Gourmet Awards, visitamos Vail, Beaver Creek y Breckenridge para darnos cuenta que existe una gran fusión entre la cocina local y hasta el sazón de cocineros mexicanos. Nuestro recorrido comenzó en el Remedy Bar del Four Seasons, con unos buenos cócteles previos al festín que nos esperaba en el restaurante Flame, famoso steakhouse con espectaculares cortes añejados. Sus pequeños corn dogs de carne de alce, los ostiones con caviar y posteriormente el puré de papa y las Mac and Cheese que acompañaron los cortes, destacaron de todos los platos. El final feliz de esta cena lo dio la donita de maple y tocino.

 

 

Al siguiente día, después de una comida en el restaurante The 10th en la montaña, nos emocionaba nuestra cena Maysuhisa, un spot obligado para todos los que disfrutan de la combinación de buen ambiente y excelente comida. Nuestra mesa de llenó de niguiris, sashimis, el tartar de toro y caviar y su plato insignia: el Black Cod. Para continuar probando las mejores propuestas nos fuimos a Beaver Creek para comer en el restaurante Spago dentro del hotel Ritz Carlton, que confirmó la fama que precede a su chef Wolfang Puck, con su rico sashimi de atún, el sándwich de pastrami y el delicioso postre Keiserschmarren (soufflé de queso blanco y fresas).

 

 

Nachspeise �� #Kaiserschmarren #Kalorien #lecker

A photo posted by Verena Kerth (@verenakerth) on

 

De vuelta a Vail, por la noche, subimos a lo más alto de la montaña para cenar en el restaurante Game Creek Club, una cabaña y refugio de esquiadores con una carta conformada por algunas carnes de caza e ingredientes de los alrededores, su menú Prix Fixe tenía platos como el tartar de Wagyu y el búfalo con semillas de mostaza y maple. Nuestra última parada fue en el pueblo de Breckenridge para encontrarnos con una casita victoriana y dentro de ella al acogedor restaurante Hearthstone, que existe desde 1886, toda la tradición, historia y sabor de este lugar es respaldada por un sitio con el sazón de dos oaxaqueños en cocina. Gracias a esto, obtuvo el reconocimiento de Gourmet Awards como la mejor experiencia gastronómica del viaje. Pero nos faltaba visitar el restaurante Relish, ubicado sobre Main Street, todos nos sorprendimos con su plato de quesos artesanales, su carpaccio de búfalo y los escargots horneados con mantequilla de queso de cabra. Los platos fuertes y los postres fueron solo correctos y no alcanzaron el nivel para ganarle a ninguno de sus coterráneos.