México - Español

¡Busca nuestros vuelos a Tijuana!

¡Busca nuestros vuelos a Tijuana!


Realiza un recorrido gastronómico por Tijuana


Hay miles de cosas que se pueden hacer en Tijuana; cientos de actividades tan peculiares que pueden resultar un tanto inverosímiles: desde comprar una piñata en el Mercado Hidalgo, tomarse un coco con chile y limón en la playa, ir a una carrera de galgos, hasta visitar la tumba de Juan Soldado o tomarse una foto con el burro-cebra en la Avenida Revolución.

Todas estas peculiaridades, mezcla de cultura, excentricidades que nutren su ambiente festivo y vasta oferta de playas hacen a Tijuana un destino por demás atractivo; sin embargo, su extensa actividad culinaria, acentuada durante los últimos años, le convierten en un corredor gastronómico al que vale la pena visitar, sin necesidad de cruzar la frontera (aunque bien vale visitar San Diego ya que estás ahí).


Frontera Tijuana San Diego

Probaditas del Mercado Hidalgo

Se puede comenzar el día con una deliciosa ensalada de cactus, para luego desplazarse a una deliciosa visita en el Mercado Hidalgo y, antes de la comida, iniciar un recorrido por la Avenida Revolución, en donde se verá desfilar, aparentemente hasta el infinito, una hilera de bares y restaurantes intercalados entre sí. En alguno de ellos se puede degustar cualquiera de los seis tipos de cerveza local, Tijuana (la Morena, no está de más decirlo, es realmente especial).

Si el calor apremia (como seguramente lo hará), habrá que resguardarse en alguno de los restaurantes de Javier Plascencia, cuya extraordinaria afección por el aroma, logra que sus platillos sean únicos. Entre ellos, Misión 19 se destaca como la mejor opción para disfrutar de una comida tan deliciosa como diferente al resto de la oferta culinaria del país. Rick Bayless, un reputado chef de Chicago, dijo que Plascencia “no le teme a los sabores ácidos”. Preciso es recordar, en este punto, las particularidades que distinguen a Tijuana.

Langosta en Rosarito

En nuestro recorrido culinario, Rosarito, reconocido por los turistas estadounidenses desde el siglo XIX, es la siguiente parada. Y en camino a sus hermosas playas, el pequeño pueblo de Puerto Nuevo, aunque no lo pareciera, tiene a disposición del viajero ávido de las delicias gastronómicas uno de los más fantásticos platillos en todo el mundo: langosta servida con frijoles de olla, arroz y tortillas gigantes, obviamente, elaboradas a mano.

Rosarito


En este punto, el estómago probablemente pedirá un descanso, o al menos un digestivo para descansar. Tijuana, por supuesto, lo tiene. Una de las opciones para conocer la dinámica industria vinícola que distingue a la región se halla en las cavernas de L.A. Cetto. Correrá por cuenta del sommelier probar los diversos tipos de vino que nutren a la región y descubrir el proceso de elaboración de este producto que le ha ganado a la región el reconocimiento, no sólo nacional, sino global.

Los viñedos de Villa Guadalupe, Baja California 

Ahí mismo, en Villa Guadalupe (a menos de dos horas de Tijuana), hay otra exquisita manera de disfrutar la producción vinícola del lugar. El Hotel Endémico Resguardo Silvestre, conformado por casas de campaña de lujo repartidas a modo de pabellón y extendidas a lo largo de una topografía desnivelada. Es un magnífico hotel que, además de respetar la naturaleza del lugar y rodeado por sus sutiles matorrales y un paisaje conmvedor, sume al viajero en el mundo vinícola.

Al amanecer, los viñedos se abren para ser recorridos, ya sea a pie o a caballo, en su totalidad y, al atardecer, de regreso en las alturas del hotel, descansar al compás del atardecer en su camino hacia la noche.

¡Con nuestros vuelos a Tijuana descubre uno de los más nuevos destinos gastronómicos de México!