México - Español

Vacaciones en familia a Vancouver

Vacaciones en familia a Vancouver


El agradable (aunque un tanto lluvioso) clima de Vancouver es perfecto para visitar la ciudad en familia...¡durante todo el año!

De enero a diciembre la suave y agradable brisa del Pacífico revisa cada una de las calles que visten a Vancouver, cuyo clima, si bien frío, ni te cala los huesos ni te confina a la chimenea. Así que este clima vancouverita, delicadamente húmedo, es la primera señal de que la ciudad se puede visitar en cualquier momento del año sin temor a enfrentarse a un calor abrasante o a un frío recalcitrante.

En ocasiones, viajar en familia puede ser complicado, sobre todo en la fase de planeación, pero, en Vancouver, poco habrá que preocuparse de esto y, aunque a primera instancia, no se antoja como una de esas ciudades cuyas inclinaciones turísticas consten de muchos atractivos infantiles, vale la pena asomarse a través de la niebla que emana de los bosques canadienses y asegurarse de que Vancouver, en realidad, es también un paraíso familiar.



Totem en Vancouver

Stanley Park: Aunque sea la primera y más obvia opción de los lugares turísticos de Vancouver, cabe hacer una aclaración. Cuenta con más de mil hectáreas de extensión, lo cual lo hace perfecto para recorrerlo en bicicleta, realizar días de campo, explorarlo y hacer deporte. Como dato extra, podemos agregar que es incluso más grande que el Central Park de Nueva York.

TELUS World of Science: En el Science World podrás llevar a tus hijos a divertirse como nunca con el sinfín de actividades de aprendizaje enfocado en la diversión (¿o al revés?), así que ni se darán cuenta de que están aprendiendo sobre la ciencia durante vacaciones. Soplar burbujas gigantes, visitar la pantalla IMAX, visitar el laboratorio de arquitectura y el salón donde se ubica el mapa de los errores, donde se motiva la inventiva, son tan sólo algunos de los retos que presenta el museo.

Vancouver Aquarium: El show de las belugas es sencillamente encantador, así como el resto del acuario de Vancouver que, no en vano, ha sido enlistado como uno de los cinco mejores de todo el mundo. También se encuentra el zoológico, en donde, además de una gran variedad de animales, reside el panda rojo, cuyo tamaño no es el mismo que el de su tocayo, el panda gigante, pero es igualmente atractivo.




Beluga en el Acuario de Vancouver


Granville Island:
Otra opción para el viaje familiar a Vancouver es el Kids Market de Granville Island, donde, mientras puedes probar la variadas gastronomía vancouverita, que reboza desde mariscos traídos del colindante Pacífico, hasta curiosas combinaciones de oriente y occidente, los niños pueden sumergirse en la alberca de pelotas, jugar en las maquinitas o estimular su desbordante creatividad en los talleres locales. Además, si viajan en mayo, se encontrarán con el Festival Internacional de Niños de Vancouver.

Playland: Su nombre no deja lugar a ninguna duda. Sus atracciones son tan diversas que cuentan con opciones para toda la familia. Mientras hay más de 35 juegos mecánicos, en este lugar se encuentra el Pacific Adventure Golf, que en su interior también tiene una sección de mini golf.



Stanley Park, Vancouver

Estos lugares están vivos durante todo el año aunque, si viajas en invierno, Grouse Mountain y Whistler son dos de los mejores lugares para esquiar, ya que cuentan con pistas para toda la familia, así como con instructores para los más pequeños del grupo.

Obviamente, Vancouver no podía contar con menos pues, en este lugar, no sólo el clima, sino la vida misma, durante todo el año, transcurre con gran apacibilidad por lo que, ese frenesí de viajar en familia, termina por diluirse.



Conoce todas las promociones que Aeroméxico tiene para ti