México - Español

Vancouver, el orgullo del Pacífico Norte

Vista de Vancouver

 

Ubicada en la región de la Columbia Británica, una zona poblada desde hace 10 mil años, en esta ciudad convergen orígenes tan distintos como lejanos. Después del inglés, el mandarín y el punjabi son los idiomas más hablados, lo que ha generado un multiculturalismo profundamente arraigado en la población.

Envuelta por naturaleza absoluta, compuesta por altos edificios que se mezclan con las nubes y habitada por personas de todas las procedencias, Vancouver es, simplemente, una de las ciudades más espectaculares del continente y del mundo. En sus calles se encierran maravillosos parques urbanos, cientos de cafeterías, como en toda ciudad amante del café, e infinidad de restaurantes con una gran oferta culinaria.

Como toda ciudad que se estime multicultural, Vancouver lo demuestra en su singular gastronomía. Antes de encaminarte a Chinatown, tienes la posibilidad de probar las delicias de origen asiático de la región. Siendo que esta ciudad se industrializó y alcanzó su relevancia económica por ser uno de los puertos más importantes de Norteamérica, ha comercializado, a lo largo de las décadas, una gran variedad de mariscos, los cuales han sido perfeccionados para satisfacción de los vancuveritas.

Mejillones, ostras, salmón y gambas son tan sólo algunas de las opciones que encontrarás en los restaurantes de Vancouver, tras visitar los cuales, podrás continuar el trayecto hacia Chinatown, un típico barrio de la ciudad y en el que, además de sus varias tiendas de té, hallarás el Dr. Sun Yat-Sen Garden, un jardín de la dinastía Ming y el primero de estilo clásico en haberse construido fuera de China.

 

Centro de Vancouver

 

Dejando atrás Chinatown, muy cerca de ahí Robson Street y su eterna agitación te envolverán. En esta parte de Vancouver sus cafeterías y boutiques son testigos del arribo de miles de visitantes día con día, mas, si prefieres algo menos transitado y ruidoso, cerca de ahí se encuentra la Vancouver Art Gallery, que se hospeda en un antiguo palacio de justicia. El ajetreo de Robson Street, con toda probabilidad, recordará al estómago que es hora de comer y, ¿por qué, no?, probar las izakayas, que en los últimos años se han robado el corazón de Vancouver. Se trata de tapas de estilo japonés, preparadas en restaurantes tipo pub diseñados con mucho estilo. La mayoría de estos gastropubs se encuentran en el centro de la ciudad y el ambiente dentro de ellos es más bien bullicioso, pero los grandiosos platillos que sirven bien valen la experiencia.

A poca distancia se halla Yaletown, un barrio que ha sufrido grandes transformaciones últimamente y dejó de ser un sitio de carga y almacenes, para convertirse en el destino de los amantes de la moda, blogueros y celebridades. Acompasado por estilizados edificios de ladrillos, el barrio acoge restaurantes de alta calidad, galerías de arte y pubs. De lo viejo y descuidado surgió este fantástico vecindario, renovado no sólo en su constitución, sino en el ambiente que le da vida.

 

Por supuesto, de entre los lugares que han moldeado la historia y la importancia de Vancouver, Gastown sobresale por ser el barrio más antiguo de la ciudad. Constituido por calles empedradas que a cada paso relatan una historia, es bordeado por antiguos edificios de estilo victoriano y eduardiano, los cuales han sido renovados para renacer como edificios patrimoniales. Muy cerca de Gastown podrás tomar el ferry que te llevará a Granville Island, una magnífica visita que, además de estar rodeada por la panorámica de la ciudad, acoge al Mercado Público, en donde se venden decenas de artesanías que conjugan la mezcla de culturas que en ella habitan.

En Vancouver, no está de más decirlo, es posible encontrar de todo. En cuestión de minutos te hallarás en la playa o en las montañas e, inclusive, en Stanley Park la naturaleza vive dentro de la ciudad. Inclusive, muy cerca de Vancouver se encuentra Whistler, excelente sitio para esquiar en nieve que, además, si lo visitas en diciembre, es un auténtico y encantador pueblo navideño. Por todo esto, para cerrar una visita por demás espectacular, habrá que probar una de las grandes y más singulares ofertas culinarias que la ciudad contiene.

Cientos de puestos callejeros al estilo neoyorkino pueblan la ciudad; sin embargo, hay un distintivo sustancial: en éstos se ofrecen los Japa-dogs que, a diferencia de su contraparte estadounidense, son hotdogs bañados ya sea en salsa de alga u okonomiyaki, y, por su influencia netamente asiática, son toda una institución de la cultura culinaria que sólo podrás encontrar en Vancouver.

 


Vista Stanley Park