México - Español

A Ámsterdam sólo vas a fumar marihuana | En Aeroméxico te demostramos que es distinto.

 

 

Ámsterdam se disfruta más en dos ruedas

Rodando o navegando, tanta cultura se disfruta andando

A Ámsterdam sólo se va a fumar…¿cierto? Ámsterdam es mucho más que eso pero, afortunadamente, muchos se han quedado con esa verdad falsa. ¿Por qué afortunadamente? Porque, de esa manera, tenemos la oportunidad de probarles lo contrario. Aquí van algunas de las razones por las que esta ciudad es mucho más que un destino para ir a fumar.

Cerveza en movimiento

En lugar de ir a sentarse durante medio día sin hacer realmente nada, o quizá más, existe la posibilidad de vivir una auténtica experiencia cervecera, la Heineken Experience, ubicada en De Pijp, quizá el barrio más cosmopolita de toda la ciudad. Es mucho más que un tour por la historia de la fábrica de cerveza: es un recorrido a lo largo de la historia de la marca y una muy dinámica explicación de cómo se elabora este producto y sus particularidades. ¿Valor agregado? Prácticamente en cada sala te regalan vasos de cervezas y culminas la visita en un bar abierto.

Por si fuera poco, puedes seleccionar el día que irás en el sitio de internet de Heineken, y así contactar a otras personas que irán y, quién sabe, si te aplicas, podrás conocer muchas nuevas personas.


Rodando por la ciudad

Quizá te han contado de lugares en Ámsterdam donde te puedes encerrar y terminas no viendo nada de tanta bruma. Pues, la mejor respuesta al humo de esos lugares, es salir a rodar por toda la ciudad y quebrar el humo mientras pedaleas de calle en calle, por el medio de transporte más característico de Holanda: la bicicleta.

Y si lo tuyo es superar fronteras, puedes transportarte al pueblo de Broek in Waterland, algo así como una ciudad entre ríos. Si decides quedarte, no dudes en asistir a uno de los tantos conciertos que se organizan en el Boom y el parque Bosch.

Otra opción para rodar más allá de Ámsterdam es la isla de Marken, una ciudad que verdaderamente arranca suspiros, tanto por su belleza como por su historia tan particular. ¿Quieres descubrirla?

 

De tendencia en tendencia

Toda ciudad tiene un núcleo, y éste se encuentra en Ámsterdam Noord. A semejanza de otras ciudades como Vancouver, Toronto o Londres, este comenzó como un barrio industrial que se ha ido convirtiendo, día a día, en su contraparte: hoy es el centro cultural y artístico para una ciudad que suele marcar tendencias.

Disfruta una comida en una terraza de arena en el Pllek o dirígete a una exposición de impresión en 3D en la 3D House (que bien vale la pena dado que Holanda tiene extraordinarias propuestas arquitectónicas o, inclusive, encuentra un bar, cine y museo al mismo tiempo en el EYE Film Museum).

 

Navegando por la ciudad

¿Quieres descansar, realmente lo que se dice descansar? Hazlo con un tour en bote por los canales de Ámsterdam, que es una muy relajante manera de conocer la ciudad sin tener que encerrarte en una coffee shop. Hay una gran variedad de cruceros temáticos, desde los típicamente nocturnos, hasta uno de pizza, y el Harbor Cruise que cruza por los espacios más históricos de la ciudad.

A final de cuentas, esta ciudad debe su auge al comercio marítimo y de esta forma podrás explorar la ciudad desde los ojos de quienes la vislumbraron cuando de lejanas tierras traían sus mercancías.

Arte al más puro estilo

¿Que sólo se viene a fumar? Seis palabras bastan para tumbar este mito: es la ciudad de Van Gogh. El museo que hospeda sus obras es aparentemente infinito e increíble. Y por si no fuera suficiente, también se encuentra el Rijksmuseum y el Stedelijk Museum, hogar del arte moderno de la ciudad. A final de cuentas, un recorrido a través del arte de la ciudad es un viaje en sí mismo.

¿Dudas de todo esto? Mucho mejor. En Ámsterdam, nada se puede dar por sentado, mucho menos un viejo mito.

Más sobre Ámsterdam

en nuestro guía de inspiración para viajeros, Inspírate: