México - Español

 

 

A Oaxaca sólo vas por mezcal

El mito de que en Oaxaca lo único que corre es el mezcal se rompe cuando te paras en lo alto de Monte Albán, desde donde puedes admirar la diversidad que puebla a esta maravillosa ciudad


La diversidad de Oaxaca se muestra en todos los sentidos, desde su multiculturalidad hasta las mil y un posibilidades para explorar la ciudad y el destino. No sólo es la mejor cocina de México, sino que, también, es uno de los centros artísticos contemporáneos más importantes del país, así como la puerta de entrada hacia un mundo de biodiversidad enclavado en sus espectaculares paisajes. Descubre el verdadero Oaxaca, y no el que está en el fondo de una botella de mezcal.

Arte en su máximo esplendor

Un fin de semana basta para explorar la amplia variedad de arte contemporáneo en Oaxaca, extraída de su mismísima biodiversidad. Y, sin embargo, no basta una vida para olvidar las impresiones de sus magníficas obras. Un lugar donde experimentarás esto es el Espacio Zegache, una galería de arte contemporáneo cubierta con espejos intervenidos, que simulan el paso hacia una dimensión alterna.

El segundo de ellos es el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, que cuenta con cerca de ocho exposiciones anuales. Es una antigua casona que ha servido desde vecindad hasta de puesto militar, cobrando vida con la historia tan diversa de Oaxaca. El tercer punto es el Centro de las Artes de San Agustín Etla que, además de ser hogar de las creaciones de jóvenes artistas, está guarecido por laberintos y escalinatas, dando perspectiva a la identidad del arte contemporáneo.

La cocina más exquisita

Platillos de memoria imborrable marcan el devenir culinario de esta ciudad, que se ha convertido, desde sus tradicionales tlayudas y chapulines, en una alta y renombrada gastronomía reconocida a nivel nacional e internacional. Dos de los restaurantes en los que puedes comprobar por medio del paladar esto, son La Biznaga, en donde se innova con los platillos más tradicionales, y Pitiona, donde el mole cobra un nuevo sabor.

En La Biznaga podrás ordenar platillos sazonados con aderezo de mole negro, mientras que, en el segundo, probarás un menú renovado cada tres meses dispuesto a probar ser mejor que el anterior, y en donde comerás al cobijo de una antigua casa colonial cuya frente se encuentra con la catedral de Santo Domingo.

La puerta a la biodiversidad

La ciudad de Oaxaca es también la puerta hacia un ecosistema variado de insondable naturaleza, enmarcado por su joya arquitectónica de carácter inmemorial: Monte Albán. En este lugar arqueológico, instalado en lo alto de las montañas, se percibe un aire ancestral, rodeado por sus joyas de arquitectura prehispánica.

Descubre el verdadero sabor de una Oaxaca que no está en el fondo de una botella y rompe el mito del mezcal.